Un bebé en casa es un motivo para ganar muchos puntos en la calidad de las relaciones familiares. Los avances se pueden apreciar diariamente en el desarrollo del niño durante su primer año de vida.